Google+ Followers

29 de junio de 2014

El Museo de Ramón Gaya.

En  Murcia, una ciudad sorprendente y cautivadora, se encuentra este museo poco conocido,  muy hermoso y acogedor, que os invito a conocer.

Recoge la obra de Ramón Gaya, un artista de la llamada Edad de Plata, periodo que terminó tristemente con la guerra civil,  y que corresponde a uno de los momentos más ricos de la cultura española.













Homenaje a Turner.







    En 1980, cuando Ramón Gaya alcanzó la edad de 70 años, en Murcia su Ciudad, un grupo de amigos, el periodista Pedro Soler, los pintores, Manuel Avellaneda y Pedro Serna, el poeta Eloy Sánchez Rosillo, Pepe Rubio y Manuel Fernández-Delgado decidieron hacerle un homenaje consistente en una gran exposición de gran parte de su obra en las galerías Chys, Zero y en el Casino de Murcia.

    Se celebró una exposición homenaje de sus amigos los pintores murcianos, en la extinta sala municipal de Santa Isabel y se publicó un libro en el que se recopilaron poemas, artículos, estudios sobre su persona y su obra, así como parte de su literatura, de su palabra escrita, en lo que fue la primera obra de la reciente nacida entonces, Editora Regional.

     Por otra parte junto a estas felices, festivas y merecidas iniciativas el Ayuntamiento murciano acordó nombrarle Hijo Predilecto de la ciudad.

 
 Ramón Gaya, como hijo agradecido, donó a su Murcia natal, a esa <delicada ciudad polvorienta de una vigorosa sustancia desvaída>, a esa ciudad a la que él cada vez que podía volvía para toparse <materialmente con esa especie de hálito suyo, único, inconfundible >, un legado compuesto por un centenar de sus obras.

    Posteriormente y tras un viaje a Méjico con su mujer Isabel Verdejo, la primera donación fue ampliada con la incorporación de una serie de cuadros de su época mejicana que faltaban en el legado inicial. A partir de ese momento Chapultepec, Cuernavaca y los primeros homenajes a Velázquez y Carpaccio se unieron a los pasteles de Firence, Roma y Venecia y a los homenajes a Tiziano, Remblandt, Victoria, Pastora, y un largo etcétera de <amigos suyos>.

     Desde ese momento una serie de trabajos e ilusiones de todo tipo se fueron conjuntando para conseguir que Murcia tuviese un lugar que acogiese dicha colección.

   El Ayuntamiento de Murcia adquirió dos inmuebles de hermosa estampa en la Plaza de Santa Catalina, pertenecientes a la familia Palarea. Después de que Ramón Gaya aumentase su generosa donación en veinticinco nuevos dibujos, la Corporación Municipal, el 10 de octubre de 1990, cuando el pintor cumplía 80 años, hizo posible que lo que un día fue un sueño y deseo se hiciese realidad en forma de Museo, que abrió sus puertas bajo su nombre y en el que la Ciudad y sus hijos se miran con orgullo.
Manuel Fernández-Delgado y Cerdá
Director Museo Ramón Gaya




Ramón Gaya

 Nació en 1910 en un pueblecito de Murcia. Sus inicios en la pintura van de la mano de su  padre, litógrafo de profesión; abandona la escuela casi de niño para dedicarse a la pintura, completando su formación en la pequeña biblioteca de su padre, un obrero catalán culto, anarquizante y wagneriano. Tolstoi, Nietzsche, Galdós, estarán entre sus primeras lecturas. Gracias a una beca de estudios que le concede el Ayuntamiento de Murcia, a los diecisiete años va a Madrid, visita el Museo del Prado y conoce a Juan Ramón Jiménez y a casi toda la "Generación del 27"; poco después marcha a París junto a Pedro Flores y Luis Garay, con los que hace una exposición en la galería Quatre Chemins. París le gusta pero la pintura de vanguardia le decepciona y pasados unos meses decide regresar. 


Ramón con Luis Cenuda

La proclamación de la Segunda República lo sorprende en Barcelona a la que ha ido para visitar a su padre. En enero de 1932 se encuentra en Madrid, colabora con las Misiones pedagógicas es amigo de los jóvenes artistas de la época, entre ellos los de la llamada Generación del 27.


Gaya en una sesión de las Misiones Pedagógicas.

En junio de 1936, se casa en Madrid con Fe Sanz. Declarada la guerra, forma parte de la Alianza de Intelectuales Antifascistas. En Valencia, en 1937, nace su única hija, Alicia. Participa en la fundación de la revista Hora de España, de la que es miembro de su consejo de redacción, y de la que será único viñetista.




Junto al grupo de Hora de España, en junio de 1939, embarca en el Sinaia camino de México, donde permanecerá exiliado hasta 1952. Son años de soledad y de intenso trabajo. 



En su estudio de México.

                          
Los Homenajes a los Grandes Pintores aparecen como tema de sus cuadros, así como hermosos y personalísimos paisajes de Chapultepec y Cuernavaca.



Homenaje a Velázquez.



Homenaje a Tiziano.


 Colabora con sus escritos en algunas revistas mexicanas como Taller, El Hijo Pródigo, etc. Se reencuentra con Octavio Paz, al que ha conocido en Valencia durante la guerra.

Con José Bergamín, prosista de la Generación del 27, en México.

En 1956 vuelve a Europa y se instala provisionalmente en Roma; se reencuentra con los museos, con la gran pintura, Miguel Ángel, Tiziano, Rembrandt, Van Gogh, Cezanne. En Roma vive su gran amiga María Zambrano, conoce a Elena Crocce, a Italo Calvino, a Nicola Chiaromonte, a Ellemire Zolla... En sus cuadros aparecen los grandes temas de la pintura: Bautismo, Entierro de Cristo, Noli me tangere, etc.  En De Luca Editore, Roma 1960, aparece su libro "Il Sentimento de la Pittura"...



En 1960 viene a España tras veintiún años de exilio. En Madrid visita el Prado, donde ve de nuevo los Velázquez. Algunos amigos le han organizado una exposición en galería Mayer. La editorial Arión publica su libro "El sentimiento de la pintura". Se encuentra con viejos amigos: Bergamín, Leopoldo Panero, Juan Gil-Albert, Juan Bonafé.

A lo largo de la década de los sesenta hará varios viajes a España: Barcelona, Madrid, Murcia, Andalucía, Valencia.....

En 1984, exposición retrospectiva en Valencia, en el "Museo San Pío V". La editorial Trieste publica la segunda edición de su "Velázquez, pájaro solitario". Su pintura se hace más esencial, más luminosa.


Homenaje a Victoria...



Nostalgia del cubismo
 En 1985 el Ministerio de Cultura le concede la Medalla de oro a las Bellas Artes. En 1989, exposición antológica en el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid y en la Iglesia de San Esteban de Murcia.

Retrato de José Beergamín.

 En 1990, en Murcia, se inaugura un Museo dedicado a su obra, en el se recogen más de 500 obras donadas a la ciudad por el pintor. En 1997, se le concede el Premio Nacional de Artes Plásticas. En 1999 es investido Doctor Honoris Causa por la Universidad de Murcia. 

Venecia

En 2000, exposición en el IVAM de Valencia. En 2002, Medalla de Oro de la Ciudad de Murcia y Premio Velázquez de las Artes, en su primera edición. En 2003, exposición en el Museo Reina Sofía de Madrid, que dirige Juan Manuel Bonet. 

Muere en Valencia el 15 de Octubre de 2005.

http://www.museoramongaya.es/


2 comentarios:

  1. Me ha encantado su obra de Venezia!
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Y a mí! ....Tengo gusto para escoger. ¡verdad?.
    Un beso, guapísima.

    ResponderEliminar

Como todo blog, permite la inclusión de comentarios, propuestas, opiniones, críticas, los cuales se publicarán, siempre y cuando a criterio de la Dirección de la galería, no tengan carácter claramente ofensivo o de falta de respeto a las personas o al hacer de los artistas e integrantes de este proyecto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...