Google+ Followers

27 de abril de 2017

El Guernica de Picasso cumple 80 años.


Con motivo del ochenta cumpleaños de la obra  de Picasso,  se presenta en el Museo  Reina Sofía de Madrid,  una exposición nueva titulada Piedad y terror en Picasso. El camino a Guernica.



Picasso se enfrenta en 1937 al reto de su primera pintura “pública”, una obra encargada por el Gobierno de la República, que sería expuesta ante los ojos del mundo en el pabellón español de la Exposición Internacional de París, durante la Guerra Civil española.
El Guernica, 1937


Bien es verdad que antes que a Picasso, el gobierno legítimo de la República  encargó a Arteta que pintara un cuadro emblemático que mostrara al mundo lo que aquí  había pasado,  Arteta declinó el encargo, estaba  cansado de la guerra y  lo que quería era exiliarse y reunirse con su familia en  México. Al final el encargo recayó sobre Pablo Picasso. Pintar el cuadro sobre Gernika hubiera sido un salto definitivo en la carrera de Arteta, pero no lo aceptó: prefirió reunirse con su familia a ser recordado en la posteridad.


Pero la universalidad de la obra de Picasso demuestra que es mucho más que el documento de un bombardeo. A través de la visita a la exposición “Piedad y terror en Picasso. El camino a Guernica”, descubriremos las claves de la importancia de esta imagen de nuestra historia, y nos acercaremos al genio como al hombre que le dio forma.
Con motivo de esta exposición, he recordado la entrada del blog de mi amiga Inma de El rincón de mis desvaríos:  elrincondemisdesvarios.blogspot.com.es. 

Aquí os la dejo.

LA ESENCIA DE PABLO PICASSO EN BLANCO Y NEGRO


Puede que Pablo Picasso sea más conocido por sus periodos Azul y Rosa y por el Cubismo, pero el artista español también usó el blanco y negro en sus trabajos. Su uso merece una consideración aparte. Sus trabajos en blanco y negro aparecen en casi cada década desde 1904, pero nunca tuvo un periodo blanco y negro y no está claro que sus numerosas obras en blanco y negro estuvieran cortadas por el mismo patrón.


Marie-Thérèse, cara y perfil. 1931.


Despojado de los colores que debilitan, el pintor exploró con seguridad y maestría formas y estructuras.

El Guernica a menudo ha llevado a muchos a relacionar el uso del blanco y negro en Picasso con la muerte y el desastre. Muchos de sus cuadros más importantes los hizo en blanco y negro y se resistió a vender muchos de ellos, Picasso era un magnífico dibujante. Para él el color no era necesario.



Cabeza de mujer, perfil derecho (Marie-Thérèse). 1934.


El Rapto de las sabinas, 1962


El Beso, 1969


Mujer sentada en un sillón (Dora), 1938


Las meninas, adaptación picasiana de las meninas de Velázquez, 1957


Naturaleza muerta con morcilla


La Piedad

Un guiño al baño turco: mujeres tomando el sol en la piscina, grabado

Mujer con sombrero, 1943


Los tonos monocromos de Picasso tienen su raíz en las pinturas rupestres paleolíticas y se usaron para explorar los trabajos de otros grandes artistas españoles como Velázquez, El Greco y Francisco de Goya, que también usaron el blanco y negro.
"El arte es peligroso, el arte no es casto; no están hechos para el arte los inocentes ignorantes. El arte que es casto no es arte". Picasso.

El osario, (París, 1944-45), un imponente lienzo en negro y blanco que registra la devastación brutal de la guerra.

El Guernica, 1937


Las Bombas, detalle del Guernica

El burro, detalle del Guernica

Mujer con vela, detalle del Guernica

Hombre con pipa, 1923

La Planchadora, 1904


En Picasso, no sólo el horror y las bombas de la guerra son blanco y negro, también el amor, la familia, la sensualidad, la ternura, las emociones, todo ello no tiene por qué necesitar de color. 

Me gusta Picasso en blanco y negro, tanto sus grabados, pinturas y litografías son excelentes. Me hubiera gustado asistir a la exposición Picasso en blanco y negro que hicieron en Nueva York, en el 2012, creo que fue espectacular. Pero me apañaré con ir a Málaga a su museo, allí hay una variedad inmensa. Espero que os haya gustado y hayáis disfrutado con el Picasso en blanco y negro. Extraordinario, como en sus pinturas en color. (Solo he subido una pequeña muestra)








"La pintura no ha sido hecha para decorar los departamentos. Es un instrumento de guerra ofensiva y defensiva contra el enemigo". Picasso

24 de abril de 2017

Retorno a la belleza. En la Fundación Mapfre.

El retorno al orden.

En paralelo a los acontecimientos políticos que sacudían Europa, la historia del arte sufrió un súbito cambio de dirección al final de la Primera Guerra Mundial. Mientras el continente se recuperaba de la destrucción de la guerra, los artistas iniciaron un movimiento de recuperación de los ideales clásicos y la serenidad en respuesta a las convulsiones estéticas y teóricas de las vanguardias de principios del siglo XX.

El lenguaje artístico dominante en las décadas de entreguerras supuso una alternativa a los caminos abiertos por las vanguardias. Silver define ese cambio como "una protesta" contra el arte anterior a la Primera Guerra Mundial, que tuvo diferencias en los distintos países europeos. 


Casorati
 Haciendo responsable a la vanguardia más radical del desorden histórico, moral y cultural, se propuso en casi toda Europa una “vuelta al orden”, un retorno a la seguridad y serenidad que proporciona el clasicismo. Estos artistas fueron su estandarte. La exposición cuenta con préstamos de numerosas colecciones particulares e instituciones internacionales, entre las que cabe destacar la Pinacoteca di Brera, el Museo del Novecento de Milán, el Musée d’Art Moderne de la Ville de París, la National Gallery de Praga o el Museo Morandi, entre otros.

Bodegón de Severini.

Con el orden y la tradición volvieron los temas que parecían totalmente abandonados, entre ellos las naturalezas muertas como las de Severini, o el paisaje, urbano o rural, como el de Chirino; pero ahora con una nueva perspectiva.

Paisajes de Chirico. Escenarios vacíos, deshumanizados o solo con sombras .




27 de marzo de 2017


Barbieri. Música, fuego y diamantes
En la Biblioteca Nacional
Hasta el 28 de mayo.

Barbieri (1823-1894) descendiente de una familia de bailarines italianos era una de las personalidades más ricas del siglo XIX español y uno de los músicos más relevantes de nuestra historia. Cuando fallece en Madrid, ya era considerado como una gloria nacional: Sus estudios de musicología, la defensa de nuestra historia musical, su inmenso legado bibliólofico, documentalista e historiador, que hoy podemos disfrutat en la Biblioteca Nacional (el legado Berbieri), la intensa actividad cultural o la construcción del Teatro de la Zarzuela, están entre sus principales logros.

Deja tras de sí varias obras convertidas en mitos de la cultural hispánica como las zarzuelas Jugar con fuego, Pan y toros o El barberillo de Lavapiés, así como una de las obras imparecederas de nuestra cultura, el Cancionero de Palacio que él recuperó.






Barbieri es el autor de más de ciento ochenta composiciones que constituyen la parte fundamental de esta exposición, para lo que ha sido imprescindible la colaboración del Museo del Teatro de Almagro, la Biblioteca del Conservatorio de Madrid y del propio teatro de la Zarzuela.

Teatro de Losa Campos Elíseos de Madrid.


Estos son los trajes de la zarzuela El Barberillo de Lavapiés.





Escenario para El Barberillo... de Pablo Gao.

Figurines para la zarzuela.


Representación de El Barberillo de Lavapiés.


Una interesante exposición que recoge el excepcional legado de Barbieri, y que entre manuscritos, incunables, documentos...  reflejan el panorama  musical y cultural de una época. 

 

7 de marzo de 2017

Ramón Casas, (Barcelona, 1866-1932)

Ramón Casas





Pintor y dibujante español. Se formó artísticamente en Barcelona con Joan Vicens y se perfeccionó en París, donde residió de 1890 a 1894, con Rusiñol y Utrillo, entre otros. En sus primeras obras plasmó interiores y exteriores parisinos empleando con soltura el toque y la concepción impresionista.



Montmartre, 1891

"Plein air", 1890-91 (Jardines del Moulin de la Galette)

Mujer con molino, 1890

Vista de Montmartre, 1891

Baile en el Moulin de la Galette, 1890-91

Erik Satie.
El Bohemio o el poeta de Montmartre. 1891


GARROTE VIL

CARGA DE LA GUARDIA CIVIL EN BARCELONA, 1902

A su regreso a Barcelona siguió cultivando esta tendencia inicial de su pintura, sobre todo en sus cuadros de interiores con figuras femeninas, pero se sintió atraído también por la pintura histórica, en particular por la plasmación de acontecimientos contemporáneos. Ello se concretó en cuadros de gran formato, con multitud de figuras y dotados, en algunos casos, de intensos efectos de dramatismo, como es el caso, por ejemplo, de Garrote vil, una de sus obras más conocidas. Las procesiones y los bailes populares se contaron también entre sus temas preferidos.



En el Moulin de la Galette. 1892(Retrato de Madeleine de Boisguillaume. El ajenjo.)

Asidua del Moulin de la Galette. 1891(Retrato de Madeleine de Boisguillaume)

Mujer con pañuelo amarillo

Mujer y claustro

Cansada

Litografía

Litografía

Litografía

Litografía

Casas i Romeu en tàndem


Cartel, actualmente preside la taberna "Els quatre Gats"

ENTRE DOS LUCES

ANTES DEL BAÑO, 1894


LA SARGANTAIN

DESNUDO FEMENINO


MUJER DESNUDÁNDOSE

AU BAIN

DESNUDO FEMENINO

FLORES DESHOJADAS



Para dinamizar el ambiente artístico de la Barcelona de la época, en 1897, Rusiñol, Romeu, Utrillo y él abrieron la cervecería Els Quatre Gats, donde se celebraron famosas tertulias, y fundaron la revista del mismo nombre, que más tarde se publicó con el título de Pel i Ploma.






Joven Decadente. (Después del baile). 1899

JULIA

LA DEL MATÓN ROJO

La parisina. 1900

En la cama. "La grasse matiné".  1900

Por esa misma época, comenzó los doce óleos para el salón del fumador del Liceo de Barcelona, y seguramente por entonces entró en contacto con muchas de las personalidades de la sociedad barcelonesa, a las que retrató en sus incisivos dibujos al carbón (más de doscientos), que lo acreditan como un gran dibujante y que ejercieron una influencia considerable en Picasso. No menos interesante es su actividad como diseñador de carteles (Anís del Mono, Cigarrillos París) y su participación en las fiestas modernistas de Sitges, de las que arranca la fama de dicha ciudad. Ramón Casas fue, sin lugar a dudas, una de las grandes figuras del modernismo pictórico.





COPA TIBIDABO

Dibujo para un cartel de "Pel & Ploma". 1899

 Cartel del Carnaval de la "Mi-Carême" en la Ópera.
He vuelto a recordar esta publicación que tomé del blog de mi amiga Inma, con motivo de la actual exposición en CaixaForum Madrid, sobre este autor.
http://elrincondemisdesvarios.blogspot.com.es/2011/09/ramon-casas-i-carbo-pintor-modernista.html


Gracias, amiga Inma!.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...